tiempo en Nicosia

           
                             
A  CHIPRE CON UN BEBÉ

Por Lola Rodríguez .

                  Elegimos Chipre para viajar en familia porque nos atraía esta desconocida isla mediterránea, y por ser un buen destino para viajar con bebes.
Chipre se encuentra más cercana físicamente a Oriente Medio aunque culturalmente está totalmente europeizada y esto último fue sin duda lo que más nos sorprendió de nuestra visita a la isla.

Llegamos al aeropuerto de Lárnaca con la compañía Ryanair. Estaríamos en Lárnaca un par de días antes de alquilar un coche por cuatro días para visitar algunos de los puntos más importantes de la isla.
Generalmente cuando viajo no me gusta alquilar coche, ya que considero que es como viajar dentro de una burbuja, pero tengo que reconocer que en Chipre es casi totalmente imprescindible ya que todos los sitios clave están muy dispersos por la toda la isla y carecen de buenas comunicaciones.
El coche lo alquilamos en una agencia de alquiler local a muy buen precio, ya que al ser temporada baja (enero), no es necesario reservarlo con antelación, al igual que los alojamientos que los fuimos reservando por internet sobre la marcha, un día antes de llegar al destino.
En Chipre la conducción por carreteras se realiza por la izquierda, pero lo más curioso de todo es que los coches de alquiler tienen todos matricula de color rojo, para diferenciarlo de los locales y así estar más atento a los despistes de los turistas, que no son pocos!.
En Lárnaca no alojamos en el Easy hotel, esta reserva la llevábamos desde España. Este hotel es de tipo low cost (20 euros la habitación doble con cuna por ser temporada baja), muy bien situado y con todas las comodidades.
 
Lárnaca es una típica ciudad mediterránea donde destaca la
iglesia de San Lázaro, para mi gusto la iglesia más bonita que visitamos en el país.
Se cree que en esta iglesia se encuentra enterrado Lázaro, personaje bíblico que fue resucitado por Jesús en Israel y que después de este milagro, viajó hasta Chipre para predicar el evangelio donde pasaría el resto de sus días hasta su muerte.
En nuestro camino desde Lárnaca a Pafos paramos en los alrededores de
Lemesos, para visitar la huella romana de la zona en los tres yacimientos arqueológicos más importantes del país:
El castillo de Kolosi: importante castillo en la época de la cruzadas.
La antigua ciudad romana de Kourion: que cuenta con un importante anfiteatro y restos de villas de la época decoradas con preciosos mosaicos y el Templo de Apolo.

En la ciudad de Pafos y alrededores estaríamos varios días.
Allí nos alojamos en el
Hilton Top Gardens apartaments. Son unos apartamentos básicos, pero muy bien acondicionados: cocina americana, microondas, cuna, tv…etc. Pagamos unos 20 euros por noche por el apartamento de una habitación.
Otra de las ventajas de viajar a Chipre en temporada baja, ya que en verano el precio del alojamiento puede llegar a subir a más del doble. No estábamos situados en el centro de la ciudad y había que coger el coche para todo y es que Pafos es una ciudad que está muy extendida.
La visita más destacada de la ciudad, es la de la ciudad vieja, que consta de restos arqueológicos bastante extensos entre los que se encuentran: templos, fortalezas, anfiteatro, termas y restos de importantes villas. Lo que más impresiona de esta ciudad antigua es pasear por las antiguas calles y plazas pavimentadas con bonitos mosaicos de  aun lucen hoy en día.

Otras cosillas para visitar en Pafos son su animado paseo marítimo que termina en fortaleza, así como otras iglesias de la ciudad, como la iglesia de Pablo.
Uno de los sitios que más me impresionó de la visita a la ciudad fue la visita a las tumbas de los Reyes: se trata de unas tumbas escavadas en la roca decoradas con impresionantes columnas. La verdad es pasear por su interior da hasta miedo.

Un día lo dedicamos a visitar los alrededores de Pafos: El monasterio de
Agios Neophytos: un monasterio enclavado en la roca y rodeado de montañas y el pueblecito de Geroskipou, famoso por albergar la iglesia de las cinco cúpulas.
Aunque viajar a Chipre en temporada baja tiene muchas ventajas, como ya he comentado antes, también tiene sus inconvenientes, ya que muchas tiendas y supermercados cierran fuera de la temporada de verano y en ocasiones es complicado encontrar la comida para el niño.
En cuanto a sitios para comer, en eso no suele haber problema, ya que aunque no estén todos abiertos, hay bastante donde elegir: desde los típicos fast food hasta los restaurantes de más nivel y para todos los gustos.
Después de varios días dejaríamos Pafos para llegar a
Nicosia, la capital de Chipre.
Nicosia es la única ciudad del mundo dividida por una frontera que separa Chipre, de la Republica turca del norte de Chipre.
Nicosia es una ciudad normal, como cualquier otra ciudad europea, hasta que te encuentras con la frontera y la cruzas… cruzar a la parte turca es como retroceder años en el tiempo, el ambiente es completamente turco, lejos de la europeización que se vive a tan sólo unos metros.
Lo que más llama la atención de esta parte turca de Nicosia son las mezquitas reconvertidas desde catedrales católicas.
Desde aquí volveríamos a Lárnaca y vuelta de nuevo a España, dando por terminado nuestro viaje de 8 días por la isla de Chipre. Para concluir quiero decir que Chipre es un destino muy interesante sin embargo desconocido y muy poco promocionado como turismo cultural. También es un destino ideal para viajar con bebes o niños pequeños ya que las distancias son cortas, las carreteras son buenas y todo esta muy limpio y organizado.

   http://overseasfueradetusfronteras.blogspot.com.es/
 














contador de visitas



 

viajesenfamilia.it Copyright 2010 Prohibida la copia parcial o total de la web y sus contenidos ©®